Reflexiones sobre Relaciones de Pareja

Existe otro mito sobre las relaciones de pareja que causa numerosas frustraciones, creando las expectativas falsas y es que mi pareja es mi media naranja. Este concepto encierra en sí la percepción de que sin la pareja soy un ser incompleto, si no tengo pareja no valgo nada, no soy persona. Este enfoque sobre las relaciones de pareja crea expectativas irreales sobre el objetivo y el fin de la unión de dos personas. La realidad es que nadie tiene poder de completarte, por la sencilla razón que eres una persona completa.

En los artículos anteriores hemos visto la importancia, la necesidad y la responsabilidad de desarrollo y crecimiento personal de cada uno. Antes de formar pareja, hace falta ser una persona completa, segura y feliz con uno mismo. ¿Sabes cuál es la relación más larga que tenemos en nuestras vidas? Es la relación con nosotros mismos. Tú eres la persona que te acompaña a lo largo de tu vida, por lo que ¿no te parece lógico que la mejor relación debe ser contigo mismo?

Si no te preocupes por ser la mejor persona cada día, si no trabajas para crecer para eliminar lo que no te gusta de ti mismo, si no disfrutas de tu propia compañía, tus relaciones de pareja estarán condenadas al fracaso. La energía de movimiento, de progreso y de desarrollo no se desaparece nunca. Si no la aprovechas para las cosas productivas y positivas, se convertirá en energía destructiva. En este caso será tu pareja que recibirá esta descarga de la energía negativa, poniendo en peligro la relación en sí.

Solo siendo un “yo” completo e integro tenemos la capacidad de crear un “nosotros” funcional. No podemos ir por la vida buscando a alguien quien nos complemente, a alguien quien nos de lo que no tenemos, que nos suple nuestras necesidades.  La tarea  de completarse es de cada uno. Siendo solo una media naranja, o un ser incomplejo, no tenemos el potencial de construir una relación de pareja.

Cuando solo buscamos un complemento en el otro, atraemos a las personas que de igual manera buscan a ser completados, lo cual forma una relación de dependencia.  Una relación de dependencia no se basa en el amor, se basa en el suplemento de las necesidades. El día que tú pareja o tú no eres capaz de suplir estas necesidades al otro, la relación comenzará a mermar, ya que no cumplirá con su objetivo básico “completar al otro”.  Las relaciones de dependencia son fruto de la falta de la libertad interior. Y la libertad interior solo es posible cuando nos sentimos personas completas a integras.

Solo cuando eres una persona completa, eres capaz de encontrar a otro “ser completo” con quien compartir el camino de la vida sin perder la individualidad.

**Descubre los 7 Errores que comete el 95% de las personas en sus relaciones de pareja

Haz Clic Aquí AHORA     

 Me gustaría que me dejaras tu comentario sobre el artículo que acabas de leer  y que me contaras tus principales frustraciones en tus relaciones de pareja. Estaré leyendo y contestando todos los comentarios y todas las preguntas de manera personal.

 

Si te ha gustado el contenido de este Blog, por favor compártelo con tus amigas y amigos.

Visita nuestra página http://construyeturelaciondepareja.com/blog/

Donde encontrarás mucho más información sobre el tema.

 

Gracias

Laura Bellarosa

Tu Relación está en Tus manos!

Visita: http://construyeturelaciondepareja.com/blog/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: