Reflexiones sobre Relaciones de Pareja

Relacion de pareja enamorados

Relación de pareja a corto y a largo plazo –

Primera Parte

 

En el artículo anterior exploramos el tema de enamoramiento. Para refrescar el tema, recordamos que el enamoramiento es una respuesta al estimulo (objeto del amor) que provoca grandes cambios en el organismo humano. Estos cambios responden al funcionamiento del sistema endocrino que produce ciertas hormonas que cambian nuestro estado “normal”. Cuando uno está enamorado el cuerpo funciona de manera acelerada: sube la presión sanguínea, el corazón late mucho más rápido, se produce tención muscular en todo el cuerpo incluyendo los órganos internos. Cualquier enamorado ha sentido
las “mariposas en el estomago”, es real, es una reacción física del cuerpo.

Todos estos cambios hacen que el cuerpo funcione con mayor “carga de trabajo”, es decir trabaja el doble. Al mismo tiempo el estado emocional se altera por la hormona de placer, provocando un estado eufórico del enamorado, en el cual la persona casi no percibe la carga física a su cuerpo.

Este estado de enamoramiento biológicamente responde al instinto de procreación. El impulso debe ser tan fuerte que altere la conducta del ser humano para que éste inicie el proceso de procreación. Los seres humanos son creaturas complejas. A diferencia de los animales el proceso de procreación es mucho más complejo. A parte del factor hormonal, los seres humanos son sucesibles a los factores psicológicos, culturales, espirituales, económicos, etc. Imagínese que grande debe ser el impulso para vencer todos estos obstáculos! Efectivamente los seres humanos fueron dotados de mecanismos poderosos para que puedan enamorarse. Pero como hemos dicho el cambio corporal es muy fuerte, por lo que no puede ser mantenido por periodos largos de tiempo. El enamoramiento es una especie de enfermedad que siempre es pasajera, por tal sencilla razón que el cuerpo humano no resistiría este estado eufórico por tiempos largos! Simplemente se desgastaría!

En los últimos años se han hecho muchos estudios sobre el estado de enamoramiento y se ha comprobado que un enamoramiento fuerte dura en promedio de 12 a 24 meses. Raras veces alcanza 36 meses, que son casos excepcionales. Luego al transcurrir este tiempo, el cuerpo necesita volver a su estado de funcionamiento normal, lo cual también responde a la necesidad biológica de conservar la vida.

Es evidente que el primer gran impulso de enamoramiento responde a la necesidad de acercamiento, lo cual es muy complejo. Luego igualmente se necesita mucho impulso para establecer una relación, una relación con la base suficientemente fuerte para procrear los hijos. Una vez que esto sucede las necesidades cambian. Cuando la pareja es estable y tiene hijos, la necesidad biológica establece la prioridad de CONSERVAR LA VIDA. Para conservar la vida el cuerpo debe funcionar en optimas condiciones para de los padres, para que éstos a su vez protejan la vida de sus bebes.

El cuerpo humano es una gran maravilla! En su funcionamiento están previstos hasta los detalles más mínimos! Y todo está enfocado al objetivo supremo: conservar y extender la vida! Si el enamoramiento fuera eterno, físicamente seria desgastante. También emocionalmente sería imposible para dos adultos estar enfocados en las tareas cotidianas y prácticas para mantener su vida y la vida de sus hijos.

Así que es evidente que las parejas que están juntas por más de dos años obviamente cambian su dinámica de relación con el tiempo. Lo cual es completamente natural, sano y necesario. Con el tiempo la relación adquiere otro tipo de soporte que no está basado necesariamente en el funcionamiento hormonal, sino que se le agregan otros factores, otros aspectos que son vitales para mantener una relación de pareja a largo plazo. Hablaremos de estos factores un poco más adelante.

Pero la vida continúa su ritmo acelerado. Dos personas que han formado una pareja y han establecido ciertos compromisos, se siguen exponiendo a los estímulos externos. Es decir que al mismo tiempo que el ritmo de la vida de una pareja estable se pone más lento, más rutinario, menos emocionante, estas personas pueden encontrar situaciones de emociones nuevas, de nuevos estímulos. De repente se conectan con las emociones que ya no sienten con sus parejas estables y se le produce un sentimiento de pérdida de algo importante, una frustración. Esto les pasa a todas las personas, hombres y mujeres. Y es normal que pase, ya que implica la capacidad de enamorarse.

Pero en este caso se produce un gran dilema de cómo actuar? A diferencia de los animales, los seres humanos no actúan solo por el instinto, las personas TOMAN DESICIONES. Una decisión es llevarse del instinto y de placer y otra es dominar el instinto, agradecer que existe, pero seguir enfocado en su pareja. La decisión de llevarse por el instinto y enamorarse de una persona nueva, siempre conduce al mismo resultado. Como ya hemos visto, el estado de enamoramiento no puede ser eterno, ya que nuestro cuerpo simplemente no lo resistiría. Así que en cualquier estado de enamoramiento por más largo que sea siempre viene la etapa de “enfriamiento” de volver al estado normal. Por lo que uno se hace una pregunta práctica: Vale la pena perder mi pareja actual, para estar con esta nueva persona que lo largo volverá a ser algo parecido a lo que tengo actualmente? Cual decisión sería más conveniente a largo plazo?

Como ya hemos dicho, la alteración hormonal del enamoramiento produce la hormona llamada dopamina, conocida como la hormona del placer. El placer en todas sus vertientes puede producir adicción. Son obvios los casos de adicción al alcohol, a las sustancias, a la comida, etc. También existe la adicción a la dopamina. Muchas personas cuando están enamoradas experimentan un estado de placer y euforia tan grande que cuando éste se acaba, caen en un estado de melancolía, tristeza y frustración. Estas emociones son tan difíciles de soportar que las personas suelan comenzar a buscar nuevas experiencias similares para volver a sentirse llenos de energía y  de placer. Existen personas adictas a la conquista. El proceso de acercamiento, de enamoramiento y de conquista les provoca un estado de ánimo tan elevado que necesitan volver a experimentarlo una y otra vez! Lo único que les provoca placer es enamorarse de alguien nuevo. Una vez que la relación comienza a adquirir cierto compromiso y formalidad, pierden el interés en ésta. Esta conducta representa un trastorno psicológico que representa una incapacidad de mantener una relación estable. Las posibilidades de desarrollar este trastorno dependen de muchos factores psicológicos, sociales y familiares. Pero en nuestros tiempos de ritmos acelerados y cultura de “desechable” cada vez más jóvenes caen en esta adicción al placer de conquista, a la adicción a la dopamina. Y así van por la vida conquistando y enamorándose sin la posibilidad de establecer una relación estable, por lo que a la larga terminan totalmente frustrados y  solitarios.

Continuará…

 

Me gustaría que me dejaras tu comentario sobre el artículo que acabas de leer  y que me contaras tus principales frustraciones en tus relaciones de pareja. Estaré leyendo y contestando todos los comentarios y todas las preguntas de manera personal.

Gracias

Laura Bellarosa

Zapin

Anuncios

Comentarios en: "Relación de pareja a corto y a largo plazo – Primera Parte 1(3)" (2)

  1. Estimada Laura
    Me has impresionado con este blog, estoy ansioso por continuar aprendiendo de tu conocimiento. Hace varios años cuando era más joven padecí este transtorno, era adicto a las nuevas conquistas, un día me enamoré tanto de una mujer que le propuse matrimonio, pero mi adicción a tener otras parejas continuaba aunque las reprimia por ser fiel, solo duramos 10 meses casados, se acabó la chispa, aunque yo sentía que la amaba ella no quiso continuar conmigo y me pidió el divorcio, tuve que concederlo. Decidí irme de esa ciudad y en otro lugar inicié una nueva vida. Seguí el mismo patrón pero con menos intensidad, embaracé a una chica con la que posteriormente me casé por responsabilidad, y al comienzo de esa relación aveces sentía la necesidad de tener nuevas conquistas, en ocasiones intentaba iniciar nuevas aventuras pero se me frustraban, con el tiempo me fui dando cuenta que yo tenía más equilibrio emocional concentrando mis energías a mi nueva familia que al desperdiciarlas en una relación que no tenía buenas expectativas. Gracias por tus aportaciones, seguiré al tanto de lo que escribas. Te felicito!

    • Gracias por compartir tu historia, que estoy segura muchos hombres han vivido de manera muy similar. Inevitablemente la adicción a la conquista a la larga produce mucha ansiedad y una sensación de vacío en la vida, soledad del alma. Las relaciones estables y a largo plazo no tienen la chispa de locura de enamoramiento, pero tienen otros placeres que son mucho mas profundos, trascendentes, que a la larga producen la sensación de bienestar y tener el sentido de la vida. De esto hablaremos en el próximo articulo.

      Bendiciones!

      Laura Bellarosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: